“Hemos demostrado cómo la adherencia a la dieta mediterránea consigue reducir en un 30% los infartos, ictus y muertes cardiovasculares”

El catedrático Miguel Á. Martínez-González, Académico de Honor de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Andalucía Oriental
Universidad de Navarra | martes, 26 de abril de 2022

El Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública y jefe de grupo de CIBEROBN Miguel Á. Martínez-González fue recibido el pasado sábado 23 de abril como Académico de Honor de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Andalucía Oriental (RAMAO). En el acto, celebrado en el Rectorado de la Universidad de Málaga, el galardonado pronunció una conferencia en la que disertó sobre la evidencia científica que acompaña a la dieta Mediterránea, a la que se refirió como “la única de la que se puede afirmar que no solo es capaz de prevenir y reducir las enfermedades cardiovasculares, sino también el cáncer de mama o la demencia”.

El profesor Martínez-González, jefe de grupo del CIBEROBN en la Universidad de Navarra, ha tenido liderazgo en proyectos como la cohorte SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) y los ensayos PREDIMED y PREDIMED Plus. Reconoció que durante su trayectoria investigadora pasó de ser “un incrédulo y agnóstico” de la dieta Mediterránea a “un fiel defensor de este patrón tradicional de alimentación”. “Gracias a numerosos estudios hemos podido demostrar que no hay ninguna dieta que tenga más evidencia científica que la Mediterránea sobre la prevención cardiovascular, causa número uno de muerte en el mundo occidental –afirmó el también Catedrático Visitante de la TH Chan School of Public Health de Harvard–. Hemos observado que seguir guías tan sencillas como los ‘14 puntos de adherencia a la dieta Mediterránea’ del estudio PREDIMED conseguía reducir en un 30% los infartos, ictus y muertes cardiovasculares: una revolución”.

Así mismo, sostuvo que “la pandemia que nos viene ahora es la de la obesidad, y no se ha hecho lo suficiente para prevenirla: habría que haber ido a las "causas de las causas", afrontando determinantes más distales, culturales o económicos. En esa línea, manifestó que “está muy bien que se le pongan impuestos a bebidas azucaradas y otros alimentos de la llamada ‘comida basura’, pero deberían ser destinados a abaratar la fruta, la verdura, el aceite de oliva, los frutos secos y todos esos alimentos que se ha demostrado que son sanos”. Además, sirviéndose del caso estadounidense, concluyó que “gran parte del gasto en salud podría ahorrarse si se aplicase una buena medicina preventiva”.

El Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, líder de productividad científica

En el acto del pasado sábado intervino, entre otros profesionales, el académico de número Joaquín Fernández-Crehuet, quien llevó a cabo la Laudatio, en la que destacó que “aquella Unidad de Epidemiología y Salud Pública que el Dr. Martínez-González puso en marcha en 1995 hoy es uno de los grupos de investigación de mayor productividad científica del país”. La ceremonia, además, contó con la presencia del gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Guzmán, el delegado de Salud de Málaga, Carlos Bautista, y el presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Pedro Navarro. La RAMAO fue reconocida como Academia por Fernando VI en el año 1757. Había concedido hasta ahora la distinción de Académico de honor  a 24 personalidades científicas y profesionales, nacionales o internacionales, y de reconocido prestigio, como Gregorio Marañón y Posadillo (1952), Severo Ochoa (1967), Pedro Laín Entralgo (1972), Gertrude B. Elion (1993), Manuel Cruz Hernandez (1994),  o Jesús San Miguel (2014), actual Director Médico de la Clínica Universidad de Navarra y Director Científico del Cima.