Andreu Palou Oliver recibe el Premio a la Trayectoria Científica del Instituto Danone

Andreu Palou y Luis A Moreno en la entrega del Premio del Instituto Danone
CIBER | viernes, 20 de diciembre de 2019

El Premio Instituto Danone a la Trayectoria Científica “Dr. Carles Martí Henneberg” ha recaído en su XXVI edición en Andreu Palou Oliver, jefe de grupo del CIBEROBN y Catedrático y Director del Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología (LBNB) de la la Universidad de las Islas Baleares. 

Este galardón quiere reconocer la excelencia y el nivel de investigación desarrollado por los científicos más destacados en los campos de la alimentación, la nutrición y la salud. 

Andreu Palou acumula una dilatada experiencia como investigador con 400 publicaciones científicas, incluyendo 300 artículos en revistas de prestigio, diversos capítulos de libros, revisiones, comentarios, libros y patentes. También fue el primer Presidente del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición -AESAN, 

En el acto de entrega del Premio, que tuvo lugar ayer 19 de diciembre en la Real Academia Nacional de Medicina de Madrid, han participado Cristóbal Belda Iniesta, Sub-Director General de Evaluación y Fomento de la Investigación del Instituto de Salud Carlos III; el jefe de grupo del CIBEROBN Luis A. Moreno Aznar, Catedrático de Metodología de Investigación de la Universidad de Zaragoza y Presidente del Instituto Danone, y Manuel A. Blanco Ramos, Medical & Market Access Director de Nutricia Advance Medical Nutrition.

Para el Instituto Danone, la investigación es el camino para avanzar en el conocimiento sobre la relación entre la nutrición y la salud. La labor de esta institución se ha distinguido tanto por apoyar a numerosos grupos de investigación de nuestro país como por reconocer el trabajo de excelencia de los científicos que la llevan a cabo. 

El evento contó asimismo con la conferencia inaugural del investigador del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR), Francisco Guarner, quien comentó las conclusiones de una revisión reciente de la revista Science donde sostiene que la microbiota intestinal de las personas que viven en países industrializados y desarrollados es vulnerable, y un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades inflamatorias crónicas no transmisibles. Dicho de otro modo, según Guarner “en las sociedades desarrolladas de los países occidentales se ha deteriorado nuestra “ecología” interior; no solo estamos deteriorando la ecología del planeta sino también nuestro ecosistema microbiano interno”.