Identifican la “firma metabólica” de la dieta mediterránea que predice la enfermedad cardiovascular en población española y de Estados Unidos

De izquierda a derecha: Jordi Salas-Salvadó, Miguel Ángel Martínez-González y Frank B. Hu
CIBER | jueves, 14 de mayo de 2020

Investigadores del CIBEROBN en la Universidad de Navarra (Miguel Ángel Martínez-González) y la Universidad Rovira i Virgili (Jordi Salas-Salvadó), en colaboración con la Universidad de Harvard y el Instituto Broad (Massachusetts Institute of Technology, MIT), han identificado por primera vez una serie de moléculas medidas objetivamente en sangre, que vienen a ser como la "firma o huella metabolómica" de la adherencia a la dieta mediterránea. Este trabajo acaba de publicarse en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología (European Heart Journal).

Combinación de 67 moléculas

Esta firma molecular fue capaz de predecir la aparición futura de infarto de miocardio e ictus en seguimientos de miles de pacientes a muy largo plazo. De hecho el equipo de investigación determinó cientos de pequeñas moléculas en la sangre. La combinación de 67 de estas moléculas identificaba a quienes seguían mejor la dieta mediterránea en el gran ensayo español PREDIMED. Los hallazgos se replicaron tanto internamente como también externamente en unos 7.000 participantes independientes, pertenecientes a destacados estudios estadounidenses (Estudio de las Enfermeras y de los Profesionales de la Salud), que están marcando mundialmente las pautas de la nutrición saludable.

Tanto en la muestra española como en la estadounidense, la huella de la dieta mediterránea demostraba protección frente a los infartos de miocardio o cerebrales, con independencia de otros factores de riesgo. Esta "firma" objetiva predecía mejor los riesgos cardiovasculares que los datos subjetivos auto-referidos por los participantes sobre sus hábitos de alimentación.

La importante innovación del estudio consistió en identificar esta "firma" o “huella metabólica” de la dieta mediterránea. Para esta identificación se utilizaron algoritmos de inteligencia artificial que identificaron estas 67 moléculas, que incluyen tanto metabolitos marcadores de ingesta de alimentos típicamente mediterráneos, como de los efectos que ejerce esta dieta mediterránea en el organismo.

Esta "huella o firma" de metabolitos es, por tanto, un indicador más objetivo del cumplimiento de la dieta mediterránea en comparación con lo que puede ser determinado mediante cuestionarios de hábitos alimentarios.

Es la primera vez que se determina la "firma" de metabolitos relacionada con la adherencia a un patrón dietético como el mediterráneo. Esto abre grandes puertas a la hora de vislumbrar posibles vías metabólicas que expliquen los beneficios observados de la dieta mediterránea sobre la salud y la enfermedad en muchos estudios. Además, la huella metabolómica identificada se pudo corroborar como mediador del efecto mediante estudios genéticos. Estos hallazgos permiten evaluar de forma más objetiva y comprensible la adherencia y respuesta metabólica a la dieta. El conocimiento adquirido podrá ser útil en el futuro para individualizar mejor la dieta ideal para la prevención de la enfermedad cardiovascular. 

Este estudio es uno más de las múltiples colaboraciones sobre metabolómica, enfermedad cardiovascular y diabetes que investigadores del CIBEROBN, de diferentes Universidades y Centros de Investigación españoles, están desarrollando en colaboración con investigadores de EE.UU.

Artículo de referencia

The Mediterranean diet, plasma AQ3 metabolome, and cardiovascular disease risk Jun Li, Marta Guasch-Ferre, Wonil Chung, Miguel Ruiz-Canela, Estefanı ́a Toledo, Dolores Corella, Shilpa N. Bhupathiraju, Deirdre K. Tobias, Fred K. Tabung, Jie Hu, Tong Zhao, Constance Turman, Yen-Chen Anne Feng, Clary B. Clish, Lorelei Mucci, A. Heather Eliassen, Karen H. Costenbader, Elizabeth W. Karlson, Brian Wolpin, Alberto Ascherio, Eric B. Rimm, JoAnn E. Manson, Lu Qi, Miguel Angel Martinez-Gonzalez, Jordi Salas-Salvado, Frank B. Hu and Liming Liang