Seguir una dieta mediterránea hipocalórica y hacer ejercicio diario mantiene la pérdida de peso y mejora el riesgo cardiovascular

Foto: CC BY-SA 2.0.
CIBER | lunes, 5 de noviembre de 2018

Resultados recientes del estudio PREDIMED-Plus muestran que una intervención intensiva sobre el estilo de vida basada en una dieta Mediterránea (DietMed) hipocalórica, promoción de la actividad física y apoyo conductual es eficaz para lograr perder peso, mantener el peso perdido, y mejorar diferentes marcadores intermedios de riesgo cardiovascular a los 12 meses en personas mayores con sobrepeso/obesidad y síndrome metabólico (SMet). El SMet se define como un conjunto de tres o más factores de riesgo cardiovascular entre los que se incluyen: obesidad abdominal, presión arterial alta, niveles de azúcar en sangre elevados, triglicéridos elevados y colesterol HDL bajo.

La obesidad es reconocida como una pandemia mundial que tiene un gran impacto sobre diferentes problemas de salud, incluyendo las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad prematura. Esta enfermedad metabólica compromete la calidad de vida y representa una carga importante para el sistema de Salud Pública. Por ello, urge encontrar estrategias efectivas para reducir la carga asociada a la obesidad y sus consecuencias adversas para la salud.

La recomendación actual para los pacientes con sobrepeso u obesidad, especialmente si tienen SMet, es la pérdida de peso basada en cambios en el estilo de vida. Si bien cabe esperar que la pérdida de peso exitosa reduzca el riesgo cardiovascular, no existen ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECA) que demuestren, con el mayor rigor científico, que la pérdida de peso intencional reduzca la incidencia de eventos cardiovasculares mayores a largo plazo.

Las dietas bajas en grasa o en carbohidratos han sido estrategias efectivas para perder peso y mejorar los factores de riesgo cardiovascular, pero los beneficios tienden a disminuir al año de su instauración. Por el contrario, la DietMed, siendo rica en grasas, antepone la calidad a la cantidad de las grasas y de los carbohidratos consumidos. En ella abunda el consumo de aceite de oliva; alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, cereales, nueces); mientras que incluye una ingesta moderada y regular de vino tinto, pescado,  lácteos fermentados, aves de corral y huevos; y un bajo consumo de carnes rojas y procesadas, así como dulces. Este patrón dietético se ha asociado con una reducción del 30% en el riesgo relativo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores y algunos beneficios en términos de adiposidad en el ensayo PREDIMED.

El estudio PREDIMED-Plus es el mayor ECA sobre el estilo de vida para la prevención cardiovascular primaria jamás realizado en Europa que aborda la necesidad de estrategias efectivas para la reducción de la obesidad y sus consecuencias. Este nuevo estudio multicéntrico realizado en hombres y mujeres de 55 a 75 años con sobrepeso/obesidad  y SMet, ofrece una oportunidad única para evaluar los efectos cardiovasculares a largo plazo de una intervención intensiva de pérdida de peso basada en una DietMed con restricción energética, promoción de la actividad física y apoyo conductual (grupo de intervención, GI) en comparación con un grupo de control (GC) que recibe los cuidados habituales de su médico y recomendaciones de baja intensidad con DietMed normocalórica, tal como se hizo en PREDIMED.

  • PREDIMED-Plus empezó a finales del 2013, y el reclutamiento finalizó en octubre del 2016 con 6,874 participantes aleatorizados. La intervención, actualmente en marcha, tendrá una duración de 6 años, seguidos de otros 2 años de seguimiento para la recopilación de eventos clínicos.

Con la finalidad de examinar la efectividad y la viabilidad de la intervención PREDIMED-Plus, los investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la URV, en colaboración con otros 23 grupos de investigación del estudio PREDIMED-Plus, han evaluado a un año de intervención los cambios en el peso corporal, en la adiposidad y en diferentes marcadores intermedios de riesgo cardiovascular, en los primeros 626 pacientes aleatorizados al estudio. Los resultados han demostrado que la intervención sobre el estilo de vida PREDIMED-Plus es eficaz para la pérdida de peso clínicamente significativa y su posterior mantenimiento. Después de 12 meses de intervención, el GI perdió un promedio de 3.2 kg versus a los 0.7 kg observado en el GC, con una diferencia media de -2.5 kg (IC del 95%, -3.1 a -1.9). En este contexto, la pérdida de peso de al menos el 5% ocurrió en el 33,7% de los participantes asignados al GI en comparación con el 11,9% en el GC. Es importante destacar que los cambios en la dieta y la actividad física fueron en la dirección esperada, mostrando mayores mejorías en el GI. Asimismo, hubo mejoras superiores en la mayoría de los componentes del SMet, junto con mayores reducciones en los parámetros relacionados con el metabolismo de la glucosa y algunos marcadores de inflamación en aquellos participantes asignados al GI. Es importante destacar que en aquellos participantes con diabetes o en riesgo de diabetes, los beneficios de la intervención sobre el estilo de vida fueron particularmente superiores en cuanto al control de la glucosa.

Los investigadores resaltan que en este ensayo, la pérdida de peso máxima se logró a los 12 meses, sin observase una recuperación del peso perdido, destacando así la eficacia sostenida de la intervención intensiva sobre el estilo de vida PREDIMED-Plus en cuanto a la disminución de la adiposidad y a la mejoría de múltiples factores de riesgo cardiovascular.

El jefe de grupo del CIBEROBN Jordi Salas-Salvadó, investigador principal del estudio, sugiere que dicho programa multifacético e intensivo de intervención sobre el estilo de vida para la pérdida de peso puede representar una estrategia eficaz a largo plazo para reducir la excesiva morbi-mortalidad cardiovascular en esta población. Según los resultados actuales y la evidencia científica reportada por el estudio PREDIMED, los investigadores de PREDIMED-Plus esperan que el mantenimiento de la pérdida de peso a largo plazo en respuesta al programa de estilo de vida PREDIMED-Plus pueda proporcionar el mismo beneficio o incluso mayor en términos de enfermedad cardiovascular a largo plazo.

Este estudio, publicado en la revista científica Diabetes Care en noviembre de 2018, ha estado liderado por el profesor Jordi Salas-Salvadó, jefe de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili en Reus e investigador principal del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV), y el CIBEROBN. El estudio PREDIMED-Plus ha sido financiado por el organismo de financiación oficial para la Investigación Biomédica del gobierno español, el Instituto de Salud Carlos III, a través del Fondo de Investigación para la Salud (FIS) que es cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (concesión de tres proyectos FIS coordinados liderados por Jordi Salas-Salvadó y Josep Vidal), y por el Consejo Europeo de Investigación ERC- (Advanced Research Grant) (ayuda concedida a Miguel Á. Martínez-González), que también contribuyó sustancialmente a financiar el estudio.

Artículo de referencia:

Salas-Salvadó J et al. Effect of a lifestyle intervention program with energy-restricted Mediterranean diet and exercise on weight loss and cardiovascular risk factors: One-year results of the PREDIMED-Plus trial. Diabetes Care 2018