La enzima lisil oxidasa altera la función diastólica y contribuye a la hipertrofia cardíaca

Miocardio de los ratones transgénicos frente a los animales normales para la lisil oxidasa.
CIBER | jueves, 13 de julio de 2017

Investigadores del CIBERCV, pertenecientes a los grupos de José Martínez-González y David G. Dorado evidencian que la enzima lisil oxidasa altera la función diastólica de forma dependiente de la edad y contribuye a la hipertrofia cardíaca inducida por sobrecarga de presión.

En este estudio, publicado en la revista FASEB J, dirigido por Cristina Rodríguez y José Martínez-González y en el que también ha participado la investigadora María A. Navarro, perteneciente al CIBEROBN, se evidencia que el control farmacológico de la actividad de esta enzima podría ser  beneficioso en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca y la hipertrofia, un grave problema de salud pública y una de las principales causas de hospitalización en los países desarrollados.

La enzima lisil oxidasa (LOX) controla el remodelado de la matriz, un proceso clave que subyace a las enfermedades cardiovasculares y la insuficiencia cardíaca, sin embargo, la falta de modelos animales adecuados ha limitado hasta el momento actual el conocimiento con respecto a la contribución de esta enzima en la disfunción cardíaca. Los investigadores de CIBERCV han evaluado su impacto sobre la función ventricular y la hipertrofia cardíaca en un modelo de ratón transgénico con una fuerte expresión cardíaca de LOX de origen humano (TgLOX), evidenciando la relación de la enzima con la alteración de la función diastólica agravando además la hipertrofia y disfunción cardíaca inducida por angiotensina II.

De esta manera, el estudio evidencia que se desencadena una mayor respuesta fibrótica caracterizada por una deposición de colágeno elevada y una alta expresión de marcadores fibróticos, acompañada de una disminución de los factores cardioprotectores. “Nuestros hallazgos, en definitiva, sugieren que la enzima lisil oxidasa induce una alteración de la función diastólica dependiente de la edad y agrava la hipertrofia, lo que nos proporciona nuevas perspectivas sobre su papel en el rendimiento cardíaco”, explican los investigadores.

Un estudio previo del CIBERCV ya relacionaba a la enzima con la hipertensión

Previamente, este grupo del Institut Català de Ciències Cardiovasculars (ICCC) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) junto a  investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), integrados en el CIBERCV, identificaron la enzima lisil oxidasa como una nueva fuente de estrés oxidativo de la pared vascular, unos resultados que ahora abren una nueva vía para el desarrollo de fármacos contra las enfermedades cardiovasculares.

La hipertensión es un grave problema de salud pública responsable de aproximadamente la mitad de los casos de ictus y cardiopatía isquémica, y de alrededor de un 13% de la mortalidad a nivel mundial.

Artículo de referencia: Lysyl oxidase overexpression accelerates cardiac remodeling and aggravates angiotensin II-induced hypertrophy. Galán M, Varona S, Guadall A, Orriols M, Navas M, Aguiló S, de Diego A, Navarro MA, García-Dorado D, Rodríguez-Sinovas A, Martínez-González J, Rodriguez C DOI: 10.1096/fj.201601157RR

Figura: En el miocardio de los ratones transgénicos para la lisil oxidasa (TgLOX), la administración de Angiotensina II (AngII) aumenta el nivel de colágeno maduro (visualizado como refringencia roja) frente a los animales normales (WT). Los animales transgénicos presentan además mayor inflamación (paneles de la derecha)