Dieta mediterránea para atenuar los efectos de las acilcarnitinas elevadas en sangre, factor de riesgo cardiovascular

Investigadores del grupo liderado por Jordi Salas en la Universidad Rovira i Virgili
Universitat Rovira i Virgili | miércoles, 4 de mayo de 2016

Investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili-Hospital Universitari Sant Joan de Reus y el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV), que forman parte del CIBERobn,han llevado a cabo el primer estudio que demuestra que la dieta mediterránea disminuye el riesgo de tener unos niveles elevados de acilcartininas, -unos tipos de metabolitos o sustancias en sangre que, en exceso, aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular. El trabajo, que forma parte del estudio PREDIMED, se ha publicado en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition

Los investigadores han demostrado que tener los niveles elevados en sangre de un metabolito, conocido como acilcarnitina, está asociado a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, incluyendo infartos, ictus o muerto por causas cardiovasculares. Esta asociación podría verse atenuada en las personas que siguen una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos. El trabajo ha sido liderado por Marta Guasch-Ferré y Jordi Salas-Salvadó, en colaboración con la Universidad de Harvard y la Universidad de Navarra y ha sido publicados en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition.

Los análisis han sido realizados como una parte del estudio PREDIMED. Para llevarlo a cabo, se seleccionaron al azar un millar de participantes, de los cuales se conservaban muestras de sangre al inicio del estudio y al cabo del año. Estas muestras fueron enviadas al Broad Insitute de MIT y Harvard, Estados Unidos, para ser sometidas las técnicas de la metabolómica, que tienen como objetivo detectar los niveles en sangre u otros tejidos corporales de centenares de metabolitos (moléculas de bajo peso molecular) que se relacionan con enfermedades crónicas como la diabetes y la enfermedad cardiovascular, entre otras.

En este estudio se analizó la asociación entre 28 tipos de acilcarnitinas, metabolitos presentes en la sangre y que se han relacionado con la aterosclerosis, la resistencia a la insulina y la enfermedad cardiovascular. Los resultados demostraron que los participantes que tenían niveles altos en sangre de acilcarnitinas de cadena corta y media tenían un 80% y un 50%, respectivamente de riesgo más elevado de sufrir enfermedades del corazón al cabo de cinco años, en comparación con los que tenían niveles más bajos. Además, se analizó el efecto sobre la enfermedad cardiovascular de los cambios en los niveles de acilcarnitinas, es decir, las diferencias entre los niveles acilcarnitinas al cabo del año y al inicio del estudio. Se demostró que los participantes que tenían niveles más elevados de acilcarnitinas de cadena corta y larga después de un año también tenían un riesgo más elevado de sufrir enfermedades cardiovasculares e ictus.

Dieta saludable, menor riesgo cardiovascular

Los investigadores fueron más allá y quisieron comprobar si seguir una dieta saludable, como la dieta mediterránea, podía contrarrestar los efectos perjudiciales sobre la salud cardiovascular de tener niveles elevados en sangre de acilcarnitinas.

Las acilcarnitinas se pueden sintetizar en el cuerpo a partir de otros componentes, pero también pueden derivar de un consumo elevado de carne roja, lácteos y huevos. Los resultados de este estudio sugieren que los participantes que siguieron una intervención dietética para fomentar la tradicional dieta mediterránea -rica en aceite de oliva virgen, frutas, verduras, frutos secos, pescado y legumbres, un consumo moderado de vino tinto, pero reducida en carnes rojas, bebidas azucaradas y dulces- tenían menos riesgo de sufrir incidentes cardiovasculares, a pesar de tener los niveles de acilcarnitinas elevados en la sangre, que no aquellos participantes que tenían niveles más altos de estos marcadores y no seguían una dieta mediterránea. Por lo tanto, este estudio ha demostrado que seguir una dieta mediterránea podría atenuar los efectos nocivos de tener los niveles elevados de acilcarnitines en sangre. Este es el primer estudio que relaciona el efecto de la dieta mediterránea con los niveles sanguíneos de acilcarnitinas y la enfermedad cardiovascular.

El estudio PREDIMED está financiado principalmente por el Instituto de Salud Carlos III, principal órgano público de financiación de la investigación sanitaria. PREDIMED es el principal estudio clínico de intervención nutricional en España, y uno de los más grandes del mundo, que fue realizado durante 10 años en una muestra poblacional de casi 7.500 personas. Este proyecto, en el que se ha integrado la metabolómica, ha sido financiado también por el National Institute of Health de los Estados Unidos de América.

Referencia bibliográfica: Guasch-Ferré M, Zheng Y, Ruiz-Canela M, Hruby A, Martínez-González MA, Clish CB, Corella D, Estruch R, Ros E, Fitó M, Dennis C, Morales-Gil I, Arós F, Fiol M, Lapetra J, Serra-Majem L, Hu FB, Salas-Salvadó J. “Plasma acylcarnitines and the risk of cardiovascular disease: effect of Mediterranean Diet interventions”. Am J Clin Nutr 2016;103:1–9.